Views:
145

Alicante, a 9 de enero de 2019.- La Fundación Lucentum Baloncesto Alicante está plantando cara a la cara más amarga del deporte. Más allá de las alegrías que dejó la conclusión del año 2018 y la ilusión por empezar el 2019 con la fase final a la vuelta de la esquina, las lesiones han hecho mella en la base del club, que se ha visto obligada a reinventarse para seguir con la competición.

Sobre todo en el entorno del conjunto Junior Femenino A, que ha tenido las bajas de Mari Paz González, operada del hombro y ya en la última fase de recuperación, y María Cantó, operada del ligamento cruzado. Por lo tanto, la necesidad de estar unidas y mostrarse en todo momento como un equipo de nivel ha sido más fuerte que nunca, ya que el esfuerzo ha ido en aumento.

base flba

El Cadete Femenino, por su parte, tampoco ha podido contar con su jugadora Bea Pastor, operada del ligamento cruzado; mientras que el Alevín Masculino A se ha visto achacado también por la lesión de Nacho Navarro, que sufrió una fractura de cúbito y radio, dejándolo fuera de las pistas durante meses y forzando así que ya cuente los días que restan para volver a vestirse de corto.

De este modo, con el objetivo de aportarles la fuerza física y moral necesaria para afrontar la recuperación, la escuela de la Fundación Lucentum -desde el primer equipo hasta el último- traslada todo su apoyo a Mari Paz González, María Cantó, Bea Pastor y Nacho Navarro, que volverán más fuertes que nunca. Porque si uno cae, caemos todos.

Comparte en las redes:

Comentarios

0