Alicante, a 10 de marzo de 2018.– Quizá se puedan buscar muchos motivos para explicar cómo el HLA Alicante dejó esfumar una máxima diferencia de 21 puntos en el último cuarto y haciendo un gran baloncesto durante los tres primeros periodos y parte del final. Puede ser relajación, bloqueo en ataque, consumir en exceso la posesión sin buscar tiros liberados, que el rival se crezca ante tu propio  atasco…. Sea lo que fuere, el equipo alicantino tuvo que llegar a una prórroga para sumar su decimoctavo triunfo de la temporada (cuarto de manera consecutiva) para seguir líder de la LEB Plata. Al final ganó al Torrons Vicens L’Hospitalet por 85-93, si bien en los últimos minutos a muchos se le vino a la mente el partido ante Arcos Albacete, que se perdió en la prórroga tras ir ganando prácticamente todo el choque. Pero esta vez la moneda cayó del lado lucentino. Sólo quedan seis finales más.

A pesar que fue el quinteto barcelonés quien comenzó mandando en el electrónico con un inspirado Johan Kody, el cinco de David Varela comenzó a carburar cuando Orion Outerbridge calentó su mano. El ala-pívot de Boston fue el motor de los alicantinos en ataque, puesto que anotó diez puntos en otros tantos minutos. La primera delantera que cogieron los visitantes fue en el minuto 5 (6-7), si bien a partir de ese momento el marcador cayó en alternancias. Los catalanes echaban mano para anotar del ex lucentino Kody y de Edgar San Epifanio, puesto que la gran defensa individual que realizaron los jugadores del Lucentum sobre el mejor hombre local, Devin Schmithd, sólo le dejaron en tres puntos al final de los dos primeros cuartos. Asimismo, en los dos últimos minutos, el plantel alicantino aprovechó su intensidad defensiva para robar balones (tanto de Lafuente como de Kingsley) para conseguir correr y acabar fácil. De esta manera llegó un parcial de 0-8 que cerró el cuarto con 19-27.

El segundo episodio del partido arrancó con la inercia positiva del HLA Alicante, que arrastraba de los primeros diez minutos. Un triple de Zach Grossenbacher colocó el 21-32 (m.12) y obligó al técnico del Torrons, Jorge Tarragona, a pedir tiempo muerto y recomponer ideas. Si en el acto inicial fue Orion quien tiró del carro anotador de los del Pedro Ferrándiz, en el siguiente fue Jorge Lafuente. El alero oscense anotó nueve puntos y aportó mucha dureza atrás, como todo el equipo. Siete puntos consecutivos de Kody permitió a L’Hospitalet lograr un parcial de 7-0 que puso a los locales a cinco puntos (35-40). Pero los alicantinos no querían verse sorprendidos y continuaron su buena hoja de ruta tanto en labores defensivas como ofensivas para finiquitar el segundo periodo 37-47.

La tónica no variaría tras el descanso. Dos triples (uno de Lafuente y otro de Lobo) pusieron el 39-53 en el minuto 23. El buen trabajo defensivo y la acertada circulación de balón en ataque daban opciones de anotar con claridad y de que el adversario no anotara. Aun hubo tiempo para deleite del grupo de seguidores de la Kali Nord que se desplazó hasta Barcelona. Una canasta de Zach Grossenbacher puso el 43-60 (m.28) sin que, hasta ese momento, nadie pudiera frenar a los de Varela, que sellaron el tercer acto 46-61.

Otro arranque espectacular del HLA Alicante sirvió para seguir pasando el rodillo sin remisión. La formación alicantina comenzó teniendo 21 puntos de renta (47-68, m.32) tras canasta de Amadou Sidibe. Todo parecía ir como la seda. Un baloncesto alegre, viendo aro con facilidad y sin presión del oponente. Hasta que llegó el minuto 36. A partir de ahí, un parcial de 8-0 de los hombres de Jorge Tarragona empieza a generar dudas en los lucentinos (se pasó de 56-75 a 64-75) y Varela pidió tiempo muerto. Otro parcial de 8-2 puso a los locales cinco abajo y ahí las dudas se convirtieron en preocupación porque sólo faltaba 1’31’’ para acabar. Las imprecisiones en el tiro y alguna pérdida de balón, más el acierto del equipo catalán apretó los guarismos. Con 78-79, Amadou Sidibe anotó dos tiros libres, pero la última posesión fue para L’Hospitalet. Tiempo muerto de Tarragona para sacar desde la línea divisoria de los dos campos y jugada de pizarra para que Edgar San Epifanio anote un triple marca de la casa desde más allá de ocho metros y empatara a 81.

En la prórroga, los jugadores del Lucentum se conjuraron para sacar un partido que tenían resuelto y, entre Kingsley, Amadou, Rivero y Lobo sentenciaron al luchador bloque barcelonés, que llegó al tiempo extra fundido. El próximo viernes 16 de marzo (20.45 horas) espera el Basket Navarra, que en su partido de esta jornada se impuso a Ávila por 76-67.

TORRONS VICENS L’HOSPITALET (19+18+9+35+4): Bassas (5), Kody (14), García (14), San Epifanio (15) y Schmidt (10) –cinco inicial- Gelazonia (11), Rodríguez (7), Guia (2), Cheda (3),  Kibi (0) y Gallardo (4).

HLA ALICANTE (27+20+14+20+12): Lobo (14), Outerbridge (14), Rivero (10), Sidibe (14) y Lafuente (15) –cinco inicial- Fernández (2), Chapela (8), Kingsley (11), Díaz (0) y Grossenbacher (5).

ÁRBITROS: López Lecuona y Domingo Vilalta. Eliminaron por cinco faltas al local Kody.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de la Liga LEB Plata disputado en el Pavelló Nou Centre de L’Hospitalet ante 400 espectadores.

 

 

 

 

Foto: Alfonso García

Comparte en las redes:

Comentarios

0