Views:
1

Alicante, a 5 de junio de 2018.- La final. Cuán manida y cuánto significado conlleva ese artículo definido y ese sustantivo. Cualquier competición que se precie (ya sea deportiva o no) presume de ellos. Pero la luz y taquígrafos de llegar hasta ‘la final’ dejan de brillar en el camino hacia ella y el sufrimiento, el esfuerzo y la lucha para conseguirla quedan con menos lustre. Por eso, llegar a jugar por un objetivo tan preciado es lo más bello, pero lo más tenso para cualquier deportista. Tienen la gloria o el fracaso a un solo paso, en este caso, a 40 minutos. El HLA Alicante está ante su gran oportunidad de Oro, pero para alcanzar el más preciado metal de competiciones FEB, deberá dar derrocar al rocoso Real Canoe, dignísimo oponente durante los cuatro partidos de la serie.

Tras 42 partidos (30 de liga regular y 12 de play-off), los hombres de David Varela pretenden repetir el guion del pasado domingo y el del 27 de mayo, en el que vencieron a los de Miguel Ángel Aranzábal por convencimiento. El 2-2 que lograron en el Pez Volador llegó con el miedo en el cuerpo porque una derrota hubiera mandado a casa a los alicantinos, pero sabedores de la importancia de ganar el cuarto choque, lo sacaron y mandaron la serie al Pedro Ferrándiz. Este martes, a las 20.45 horas, jugadores y cuerpo técnico están preparados para conseguir lo que tanto esfuerzo les ha costado. Llega el 12+1 en el play-off para el Lucentum y el sacrificio bien merece la recompensa que espera.

Nuevamente, los conceptos en uno y otro bando están claros. Las variaciones tácticas, que serán mínimas, también. Desde el primer envite de esta entrega de cinco encuentros las cartas estaban sobre la mesa y los protagonistas son los únicos que las pueden cambiar. Tyson Pérez, el máximo anotador de los dos equipos, Chema Gil, Rubén y Ander Martínez junto a De la Rúa, han sido los principales quebraderos de cabeza de los lucentinos, quienes saben que su juego interior, en el que brillan Amadou Sidibe (MVP del cuarto partido con 34 de valoración) y Orion Outerbridge pueden decantar la balanza hacia el HLA Alicante.  Otra de las claves pasa por no dar vida a los madrileños si la diferencia supera la decena de puntos. Han demostrado que no tiran la toalla en ningún momento presentando batalla hasta el último segundo.

Pero una final no lo sería tanto sin los ojos que la ven. Los aficionados al baloncesto de la ciudad y de la provincia están ante una de las grandes citas deportivas del año y el Pabellón Pedro Ferrándiz espera colgar el cartel de ´no hay entradas´. Se pusieron 1.200 entradas a la venta y para este martes el club confía en vender todo el papel, del que tan sólo quedan menos de 500 localidades. Las taquillas estarán abiertas de 11 a 13 horas y a partir de las 19h.

DAVID VARELA

El técnico del HLA Alicante, David Varela, señala que el partido de este martes es el definitivo. “Ya no hay especulaciones y hay que ganar porque no hay más tutía”, relata el preparador, quien añade que su equipo llega cansado, “al igual que el rival”. “Para un día el cansancio no existe. La temporada acaba mañana para los dos equipos y todo el mundo va a dar el cien por cien”.

El trabajo de pizarra queda a un lado ante tanto conocimiento de los equipos y el preparador lucentino considera que hay otros factores a tener en cuenta. “Tácticamente hay pocas cosas que ofrecer porque los dos equipos nos conocemos mucho. Hay que reforzar las cosas tácticas y las situaciones que debemos mejorar, pero, sobre todo, es cuestión de mentalidad, de ser capaces de afrontar un partido en las mejores condiciones”, subraya.

Tras ganar el cuarto encuentro de la serie, Varela señaló que le preocupaba la euforia que puede haber en sus hombres y por eso pidió que la contengan. “Tenemos el ejemplo bueno de cómo salimos a la pista en el quinto partido ante Navarra y el ejemplo malo de cómo salimos en el primer partido ante Canoe. Que nadie piense que los madrileños van a venir aquí a bajar los brazos porque van a venir a muerte. No nos vamos a confiar”, apunta.

Respecto al hecho de que el Pedro Ferrándiz se pueda llenar, el entrenador del Lucentum asevera: “Es una pasada ver un pabellón como lo hemos visto en los partidos anteriores y si se llena nos van a dar mucha moral porque en momentos difíciles les vamos a necesitar. Los chicos lo notan y sabemos que ese apoyo lo vamos a tener”.

 

 

 

 

 

Foto: José Fco. Martínez

Comparte en las redes:

Comentarios

0