La peña Kali Nord cumple 20 años de vida. La Fundación Lucentum solo ha podido disfrutar de su apoyo una temporada. Pero el espíritu Lucentum existe y perdura aunque las entidades jurídicas cambien. Cada partido, cada esfuerzo, cada acierto ha encontrado la recompensa de sus cánticos. Es hora de devolverles, al menos, parte de esa pasión volcada en el baloncesto alicantino.

La Fundación Lucentum, sin la Kali Nord, pierde su esencia.

¡Felicidades y a por otros 20 años más!

Comparte en las redes:

Comentarios

0